Retratando a Miguel

Protector y confidente de su hermano Samael. Amigo, hermano y compañero de batalla, y el hijo más leal, capaz de obedecer las órdenes de su padre sin ponerla en entredicho.

Miguel es el más racional de todos sus hermanos, al que todos recurren en busca de consejo, y un gran confidente y guardián de los secretos de los demás. Pero, es, quizás, esa parte racional la que, a veces, le hace parecer un ser frío. Es el arcángel que más sopesa las cosas a la hora de tomar una decisión. Pero también es el más capacitado para tomar decisiones difíciles.
Al igual que su hermano Samael, Miguel es un gran guerrero, diestro en el manejo de la espada. Como mano derecha del ser más poderoso de la creación, se puede decir que juntos son invencibles; respetados y temidos a la vez.

Como todos sus hermanos, y como seres celestiales que son, Miguel es un ser dotado de gran belleza. De cabellos de un rubio claro, casi platino, su poder hipnótico está en su cristalina mirada. Y, aunque a él no le gusta alardear sobre ello, tiene el mismo magnetismo que su hermano Samael.
Es un ser muy familiar. Poco a poco irá descubriendo un lado oscuro de algunos de sus miembros que hará que todo su mundo se tambalee. Deberá tomar decisiones difíciles y elegir el bando correcto. Aunque tendrá claro que su lugar estará siempre junto a su hermano y no cesará en la lucha por restaurar el orden natural de las cosas…por mucho que ello implique ir en contra de todo lo que hasta ahora conocía.

Miguel, el eterno racional y fiel hermano y compañero en la lucha.

Le Mont Saint Michel
Se dice que los orígenes de la abadía actual deben datarse en torno a los siglos VIII o IX. Según se cuenta, el arcángel San Miguel se le apareció al obispo de Avranches, San Aubert, y le pidió erigir una iglesia en su nombre. Y así se hizo en el año 709 d.c.
Pero, hay que decir que ese monte ya era un lugar de culto druídico. De hecho, existía un gran megalito y un cementerio a su alrededor emplazado por los galos. Algunas tribus célticas ocuparon el bosque que lo rodeaban, al que se le conocía como Scissy. Y al monte lo nombraron como “Mi vel Tumba Beneni” o “Monte o Tumba de Belenus”, dios galo del sol.

Saint Michel es un lugar mágico que os recomiendo visitar. Sobre todo porque es el lugar donde la saga Eden nació y cobró forma.