Asherah, diosa madre de Eden

Hoy toca hablar de la diosa madre de Eden. Uno de los personajes con un papel importante en la saga, pero que se irá desvelando poco a poco y libro a libro. Por eso, me limitaré a contar un poco lo que la historia escrita cuenta sobre ella y, al final, daré unas pequeñas pinceladas de cómo decidí yo crear este personaje.

Excluida dolosamente de la Biblia, en el camino a la construcción de la hegemonía masculina.

Por supuesto, decir que todo se trata de ficción. Mi saga es ficción y tan solo muestro mi propia visión de algo que para mí es pura fantasía porque no soy creyente de ninguna religión ni movimiento alguno. Simplemente, me gusta leer y hacerme mis propias conjeturas. Me puedo equivocar o no, pero me gusta sentirme libre de pensar y opinar lo que yo crea conveniente.
Digo todo esto porque ya me ha llegado algún mensaje de “ofendidos” por cómo trato algunos temas en la saga.

Pero en fin, vamos a conocer un poco más a esta diosa, madre del todo poderoso Samaël.

Un poco de historia

Asherah es una de las diosas más antiguas del panteón cananeo. Era llamada la Diosa Madre y considerada la esposa del dios EL, con quien tuvo 70 hijos en total.

Su representación era un palo de madera o tronco o incluso un árbol, al cual le llamaban Palo de Asherah. La Biblia menciona una prohibición de plantar árboles frente al altar de YHWH, precisamente porque era la representación de dicha deidad. Recordemos que antiguamente se consideraba a Asherah como la esposa del dios de los hebreos.

La diosa madre fue excluida dolosamente de la Biblia, en el camino a la construcción de la hegemonía masculina. Eliminar la tradición para pasar al monoteísmo puro debió haber tenido muchos problemas.

Diosa madre de Eden

Teniendo en cuenta que se la llama Diosa Madre, decidí atribuirle el poder de crear vida. Ese que se le había otorgado a Yhaweh y a quien se le otorga la creación de Adán y Eva.

Asherah es una diosa de gran poder, más incluso que su esposo. Perteneciente a la raza de los guardianes, quienes se dice descienden de los mismos fundadores de toda la Creación. Ella es la más poderosa y la dueña del conocimiento presente, pasado y futuro. Y debido a ese conocimientos, debe tomar duras decisiones.

Una madre que ama a todos sus hijos por igual, salvo a uno: Samaël. Siendo al hijo que más adora, debe dejar que los sucesos ocurran tal cual están escritos o todos sufrirán terribles consecuencias. Sabe que su hijo es el ser más poderoso de la Creación, más incluso que ella, y que está destinado a un propósito mayor que reinar en Eden.
Ambos, madre e hijo, mantienen una conexión que nadie más tiene. Y es que se pueden comunicar a través de sus mentes. Pero dicha conexión se verá mermada tras la huida de Asherah del reino.

La reina debe desaparecer para poder salvar a su familia, su raza y a toda la creación.

Sohpie & Jared, dos grandes pilares de una amistad

Los dos grandes desconocidos, pero los pilares más importantes en la vida de Sheena Murray. Como ella misma los describe, son los que mejor completan sus propias carencias y los que consiguen mantenerla sujeta a esta realidad.

Sophie Campbell

Si algo define a la perfección a Sophie es que es un alma libre. Muchos dicen que es la antítesis de Sheena y es que más opuestas no pueden ser en verdad. Quizás por eso son tan buenas amigas, porque se complementan muy bien.

Al contrario que su amiga, Sophie es una persona extrovertida. Le gusta relacionarse con todo el mundo, teniendo siempre una visión muy positiva de todo. Impulsiva a la hora de tomar decisiones, ya que su mantra más repetido es “carpe díem”. Como ella siempre le dice a sus amigos: la vida está para vivirla y disfrutarla por entera.
De madre irlandesa y padre escocés, Sophie es una mujer esbelta de cabellos pelirrojos y de unos ojos azules, casi cristalinos. A pesar de si belleza, y de su gran aceptación entre los hombres, no le gusta comprometerse en relaciones serias. Eso no significa que nunca se haya enamorado. De hecho, guarda un gran secreto desde la universidad, y es que en esa época pareció haber conocido a un misterioso hombre que la dejó marcada. Y eso es lo único que sus amigos saben sobre ese amor de juventud.

Experta en la cultura egipcia antigua y moderna, Sophie es una reconocida antropóloga con varios trabajos publicados en las más importantes revistas sobre arqueología.

Jared James MacKenzie

El gran protector, el que siempre está cuidando de sus amigos y seres queridos, y un eterno enamorado de su amiga Sheena.

Arqueólogo y Teólogo de profesión, su especialidad es la demonología y la angeología. Tiene un especial interés en demostrar la no existencia de Dios. Tal vez, el tener una madre creyente que se refugió en la religión tras la muerte de su padre y su hermana pequeña en un horrible accidente, sea lo que le empujó por elegir esa profesión.

Jared, o Jarjam como lo apoda Sheena de forma cariñosa, es un hombre de gran atractivo. Alto y de cuerpo atlético, pelo color castaño claro y ojos azul oscuro, hacen de él todo un buen escocés.
De carácter fuerte, firme y fiel a sus principios, y con una gran y atrayente personalidad que provoca los suspiros de más de una mujer. Pero no de la que a él le interesa, aunque su conexión con Sheena es motivo de envidias e incluso el motivo de muchas de sus rupturas. Y es que, siempre que uno de los dos está mal, el otro lo sabe sin necesidad de hablarse. Ambos e buscan y se protegen, algo ciertamente extraño e inexplicable. Simplemente, parecen estar conectados de alguna forma mística.

Sheena, Jared y Sophie. Tres amigos que se complementan y se admiran por igual. Tres hermanos por elección y no por imposición.

Primer y segundo libro de la saga Eden

Comprendiendo a Lilith

Conocida como la primera mujer de Adán, Lilith sigue siendo la gran desconocida e incomprendida de la historia.

Creada para un propósito oculto, y obligada en cierta medida a cumplir con ello, siempre se rebeló contra todo plan impuesto sobre ella u orden injusta. Debido a esa rebeldía, Lilith tiene que soportar los mayores castigos por parte del que consideraba un padre.

En el momento de su creación, a Lilith se le asigna un protector. Un mentor que sería el encargado de educarla en el respeto, el conocimiento y la batalla. El elegido para esa misión no es otro que el propio Samael, quien ella admirará y respetará de tal forma que pronto sus sentimientos evolucionarán hasta ser tan profundos e intensos que la llegarán incluso a asustar.

Con un carácter fuerte, luchadora y de fuertes convicciones, Lilith pasa de ser una niña rebelde y testaruda, a una mujer de gran belleza y seguridad en sí misma. Se convierte en una gran guerrera, ya que ha sido entrenada por el mejor de los guerreros de toda la creación: Samael. Hábil en la lucha de espadas y el cuerpo a cuerpo, con una agilidad que enorgullece a su mentor.

De tez blanca y cuerpo esbelto; ojos verde esmeralda y una larga melena lisa color caoba oscuro con algunos mechones rojos. La perfecta conjunción de la tentación hecha mujer, tal y como Dios acaba refiriéndose a ella. Una mujer de gran belleza que sufrirá por amor, porque enamorarse del heredero del reino conlleva el mayor de los peligros.

Poca información escrita puedes llegar a encontrar sobre la primera mujer de Adán, salvo su nombre y que acabó rebelándose contra el mandato de Dios. Tal fue su osadía, que fue expulsada del reino de Eden y se dice que acabó convirtiéndose en la esposa de Lucifer, pasando así a ser la reina del infierno y la madre de todos los demonios. Se dice que Dios mandó matar a cientos de sus hijos en castigo por su rebeldía. Y, si profundizas bien en los textos que hablan sobre ella, su rebeldía se basaba en la negación a ser humillada por su esposo por el simple hecho de ser mujer. Se podría decir que Lilith es la primera feminista que decide levantarse en armas contra la tiranía de una jerarquía masculina.

Retratando a Miguel

Protector y confidente de su hermano Samael. Amigo, hermano y compañero de batalla, y el hijo más leal, capaz de obedecer las órdenes de su padre sin ponerla en entredicho.

Miguel es el más racional de todos sus hermanos, al que todos recurren en busca de consejo, y un gran confidente y guardián de los secretos de los demás. Pero, es, quizás, esa parte racional la que, a veces, le hace parecer un ser frío. Es el arcángel que más sopesa las cosas a la hora de tomar una decisión. Pero también es el más capacitado para tomar decisiones difíciles.
Al igual que su hermano Samael, Miguel es un gran guerrero, diestro en el manejo de la espada. Como mano derecha del ser más poderoso de la creación, se puede decir que juntos son invencibles; respetados y temidos a la vez.

Como todos sus hermanos, y como seres celestiales que son, Miguel es un ser dotado de gran belleza. De cabellos de un rubio claro, casi platino, su poder hipnótico está en su cristalina mirada. Y, aunque a él no le gusta alardear sobre ello, tiene el mismo magnetismo que su hermano Samael.
Es un ser muy familiar. Poco a poco irá descubriendo un lado oscuro de algunos de sus miembros que hará que todo su mundo se tambalee. Deberá tomar decisiones difíciles y elegir el bando correcto. Aunque tendrá claro que su lugar estará siempre junto a su hermano y no cesará en la lucha por restaurar el orden natural de las cosas…por mucho que ello implique ir en contra de todo lo que hasta ahora conocía.

Miguel, el eterno racional y fiel hermano y compañero en la lucha.

Le Mont Saint Michel
Se dice que los orígenes de la abadía actual deben datarse en torno a los siglos VIII o IX. Según se cuenta, el arcángel San Miguel se le apareció al obispo de Avranches, San Aubert, y le pidió erigir una iglesia en su nombre. Y así se hizo en el año 709 d.c.
Pero, hay que decir que ese monte ya era un lugar de culto druídico. De hecho, existía un gran megalito y un cementerio a su alrededor emplazado por los galos. Algunas tribus célticas ocuparon el bosque que lo rodeaban, al que se le conocía como Scissy. Y al monte lo nombraron como “Mi vel Tumba Beneni” o “Monte o Tumba de Belenus”, dios galo del sol.

Saint Michel es un lugar mágico que os recomiendo visitar. Sobre todo porque es el lugar donde la saga Eden nació y cobró forma.

Conociendo a Sheena

Arqueóloga reconocida y bien valorada entre sus compañeros de profesión, con diversos trabajos publicados en las revistas sobre arqueología más reconocidas a nivel mundial e infinidad de colaboraciones en varios proyectos. Su especialidad son sus estudios sobre las desconocidas, aun hoy en día, tribus indoeuropeas. Concretamente, los celtas.
De nacionalidad escocesa, vive y trabaja en Edimburgo, capital del país, como una de las principales directoras de su departamento en el Museo Nacional de Escocia.

De personalidad introvertida, Sheena Murray es una mujer que le gusta disfrutar de su soledad. Tan solo comparte su vida y sus sentimientos con sus seres queridos más cercanos, Jared y Sophie, a los que considera su familia.
No es muy amiga de las relaciones sociales, aunque, debido a su trabajo, se vea forzada a la interacción con el resto del mundo. Quizás por eso no sea una persona que guste a la gente en las primeras impresiones.
De cabellos color castaño-cobrizo, ondulado y melena larga, que siempre suele llevar recogida en una coleta alta; ojos del mismo color del ámbar; y una figura alta y esbelta, Sheena es una mujer de gran belleza natural… aunque ella no sea consciente y apenas explote su feminidad. Y no será porque sus amigos no se lo digan o hagan ver.

Desde bien pequeña, siempre tuvo la sensación de no pertenecer a este tiempo. Tal vez, el hecho de ser adoptada y no saber nada acerca de sus orígenes la hayan llevado a sentirse desubicada por completo. El único ancla que la mantiene sujeta, y evita que salga huyendo, son su familia, amigos y seres queridos.

Sheena Murray es una mujer que, poco a poco, irá evolucionando a los largo de la saga. Descubrirá por fin la verdad sobre su nacimiento y se convertirá en alguien en quien jamás nadie hubiese imaginado que podría llegar a ser.

“Su destino lleva fijado en el tiempo, mucho antes de su nacimiento”

─ Saga Eden ─